sábado, 6 de mayo de 2006

Barfuss



Inspector: Así que se llama Leila, viste un blusón blanco y no lleva zapatos.

Directora: No, va descalza.

Inspector: Eso he dicho.

Directora: No, usted ha dicho que no lleva zapatos, y Leila va descalza; es distinto.

[Extracto de 'Barfuss'
Director: Til Schweiger, año 2005]


La vida nos obliga continuamente a encarcelarnos. Tenemos que vivir en una casa, viajar en un coche, un avión o un tren, tenemos que vestir ropa y calzar zapatos. Tenemos que estudiar en un aula, comer en restaurantes y escuchar música en auditorios. Esto nunca me ha gustado, y añoro mis vacaciones infantiles, cuando salía de casa a las 10 de la mañana y sólo aparecía para almorzar y cenar. Cuando me pasaba el día al aire libre, por el pueblo con mis amigos, yendo de arriba a abajo, reuniéndolos a todos, para ir al río, o a la chopera, o a la era a tumbarnos. Cuando me iba con mi padre de excursión por la sierra, aprendiendo a amar la montaña. Quiero salir de las cárceles en que me encuentro. La primera, la de mi mente, y la siguiente, la de mis zapatos. Reivindico el placer de andar descalza por la vida...

17 comentarios:

Sol Covilhã dijo...

La chopera... aquello sí que era vida...

florecilla de alcanfor dijo...

Yo reivindico también ese placer de andar descalza. Sobre todo ahora que me acabo de quitar unos zapatos nuevos con tacón de aguja de 10 cm. que he llevado desde las 10 de la mañana :)

Elenita dijo...

Vida sana, proclamo.

Uy Florecilla... eso debería estar prohibido.

Denuedo dijo...

Soy muy aficionado a la fotografía, el otro día sorprendido por los colores que conseguía un fotógrafo le pregunté que cómo lo conseguía (qué lente utilizaba... etc) y me respondió: Los colores están en la naturaleza y para verlos hay que salir a verlos. Vivimos encerrados y nuestra percepción del color es muy limitada. Sal chaval y descúbrelos (me dijo). Pues eso, que debiéramos andar descalzos más tiempo, es más, los zapatos debieran estar prohibidos.

Nepomuk dijo...

Mh... eso mismo gritaban mis pies.

Y mis dedos meñiques enganchados en mil patas de sofá coreaban a destiempo ¡¡NO-NO-NO!! ¡¡DICTADURA!! ¡¡AÚPA EL TIRANO CONVERSE ALL STAR!!

(al final opté por una democracia adidas sin cordones y todo el mundo parece eventualmente contento...)

Elenita dijo...

Ays Nepomuk... ¿y no están ahora sudaditos tus pies?
Creo que sigo prefiriendo el "descalcismo" más exacerbado...

Bienvenido, por cierto.

Elenita dijo...

Denuedo, por eso digo lo de:

...La primera, la de mi mente, y la siguiente, la de mis zapatos...

Saravá dijo...

Pues no es por desanimar pero acaba de empezar a llevar zapatos. Espera que lo que te falta...

Dr. Espinosa dijo...

Esos zapatos debiera quitarselos, primero, de la cabeza, y una vez conseguido verá que podrá usted no solo correr descalza sino volar.

Claro que no es fácil, pero sí posible.

danirmartin dijo...

Descalzate la mente, que seguro andarás más cómoda :)

Elenita dijo...

Ays Sá, si ya lo sé... por eso lo reivindico... porque yo antes no era así, ¿será la edad?

Doctor, bienvenido. Dani y usted tienen toda la razón del mundo, a ver si hago avances de aquí a no mucho tiempo.

Ninfa dijo...

Reivindicar es muy facil, ahora te recomiendo que hagas lo que te apetezca en ese fin de semana, vuelve a la montaña, al aire libre... pierdete por el mundo y disfruta de el como cuando eras pequeña. Además tambien puedes ir sin zapatos jeje.
Besos!

Achab dijo...

Con lo cómodas que son mis zapatillitas...

Sacri dijo...

Estoy contigo Elenita, cuando nos hizo dios, no nos puso ni ropa ni zapatos, por algo seria!!.
Tenemos que vivir y sentirnos libres de todo, que bien se está tumbado bajo un árbol en plena paz de la montaña o en la orilla del mar viendo las olas como vienen y van!!, aunque hay que volver a la realidad, volver a vestirte y a calzarte., qué podemos hacer?? simplemente, de vez en cuando andar descalzos.

Un abrazo

Guillermo dijo...

Un gran placer ese que reivindicas, yo por lo menos lo pienso siempre que me quito las botas de montaña después de un día de marcha.
Poner una alfombra debajo de la silla del ordenador es de lo mejor que ha podido hacer mi padre :D

Elenita dijo...

Yo cuando voy a la montaña me calzo las botas y me descalzo la mente... lo echo tannnnnto de menos...

Anónimo dijo...

¿ESA PELICULA HA SALIDO YA EN ESPAÑOL O LA HAS TRADUCIDO TÚ?
LLEVO BUSCANDOLA EN ESPAÑOL DESDE QUE SE DE SU EXISTENCIA GRACIAS

http://mujeresdescalzas.spaces.live.com/