viernes, 18 de agosto de 2006

Mas obesos que desnutridos

1.000 millones de personas padecen ya sobrepeso en el mundo, mientras que 800 millones sufren desnutrición

He leído esto y sé que quiero decir algo sobre ello. No sé el qué, pero quiero decir algo. ¿Sólo me alarma a mí? ¡¡¡Decidme que no, pordios!!!
Aquí pagamos por adelgazar, y no muy lejos se mueren de hambre. Cuando de chica me dejaba algo en el plato, mi madre me decía: Elenita, cómetelo todo que hay muchos niños muriéndose de hambre. Y yo protestaba: pero mamá, esta comida ya no podemos dársela, ¿qué mas da que la deje?
No quiero vivir en un mundo en que consumimos por consumir, comemos por comer y bebemos por beber. Sin hambre, sin sed, sólo porque ha salido el Aquarius ése que sabe a flas de coca-cola derretido, o porque han salido las nuevas galletas "chocochips", o por ir al nuevo restaurante de la esquina, sólo por estar en la sociedad. Me niego.
Vamos al cine y TENEMOS que comprar algo de comer. ¡¡¡No!!! ¿Por qué, si acabamos de cenar, o vamos a cenar luego? Estando en Canadá me he dado cuenta de que a veces comíamos porque era la hora, no porque tuviéramos hambre. ¿Y por qué, cuando vamos a un restaurante, siempre pedimos postre? Yo en mi casa me como una pieza de fruta y listos.
Odio volver a darme cuenta una vez más, pero cada vez nos gobernamos menos a nosotros mismos.

3 comentarios:

Guillermo dijo...

Siempre me ha llamado la atención que en america se ven a muchos pobres gordos. Es totalmente contradictorio pero lamentablemente es verdad. Son tan baratos los alimentos grasientos...
Unos cuantos millones de personas deberían cambiar sus habitos alimenticios

Elenita dijo...

Yo estuve diez días y te juro que daba mi reino por un gazpacho y un pescaíto frito...

foncu dijo...

El asunto es lo de siempre, una pequeña parte de la población mundial se reparte la mayor parte de la riqueza... siendo así me extraña que la relación sea 10:8, me parecen pocos gordos para lo abusiva que es la situación. De todas formas, aquí seguimos todos, escribiendo en nuestros blogs del primer mundo y haciendo poco (o nada) por echar una mano. Yo el primero. ¿De verdad puedo hacer algo? Seguro que sí. ¿Pero si lo hago será porque quiero ayudar o por egoismo (no sentirme culpable, o sentirme bien)?
¿Se morían en África antes de que fuéramos nosotros allí a sabe-dios-qué?
¿Se recuperarían los desnutridos si simplemente dejáramos de venderles cosas que no necesitan y les regaláramos las que nosotros no necesitamos? [No les vendas un chandal o una gorra que no necesitan; regálales tus libros de texto, ordenadores que pueden ayudarlos más]

Vaya, estoy exageradamente posteador!