jueves, 6 de abril de 2006

Tarde de poesía

"yo hablo vasco por mi infancia, castellano por la escuela, francés por el exilio, italiano por placer, catalán por amistad..."

Ése de la foto es Paco Ibáñez. Hoy he ido a un recital que ha dado en la Escuela de Ingenieros de Sevilla. Si tuviera que usar una palabra para describirlo, diría emotivo. Paco Ibáñez, para quien no lo sepa, canta poesía. Hace suya la poesía escrita por otros, para darle una nueva dimensión, la de la música. Con 72 años, este hombre ha estado una hora y media de pie con su guitarra, nos ha regalado un rato maravilloso y me ha arrancado una o dos lágrimas...

Érase una vez

un lobito bueno
al que maltrataban
todos los corderos [...]

Ha hecho que cantemos con él, con miedo a tapar su voz, que era a la vez frágil y robusta. Al menos a mí me ha dado ánimos...

]...]La vida es bella ya verás
como a pesar de los pesares
tendrás amigos, tendrás amor,
tendrás amigos [...]

... a la vez que me revolvía el ánimo...

[...] Mis ventanas
ya no dan a los álamos y a los ríos de España [...]

... y me calmaba como con un bálsamo.

Andaluces de Jaén, aceituneros altivos,
decidme en el alma, ¿quién?
¿quién levantó los olivos?
Andaluces de Jaén [...]

Gracias, Paco, por una tarde que se presentaba aciaga. La has resucitado.

PD: Y gracias por supuesto a Goytisolo, Alberti y Miguel Hernández. La casa sin cimientos no es tal.


2 comentarios:

florecilla de alcanfor dijo...

En los viajes mi padre canta cosas de cuando era joven y siempre caen dos o tres canciones de Paco Ibáñez -el andaluces nunca falla y lo clava-. Fue todo un símbolo, le voy a contar ahora mismo que Paco Ibáñez hoy todavía es capaz de arrancar lágrimas, resucitar tardes, animar, revolver ánimos...

:)

Elenita dijo...

A mí mi madre me cantaba "érase una vez un lobito bueno..." hacía quince años que no lo escuchaba...
Cuando llegué por la noche se lo dije a mis padres y se morían de envidia... pena que no les pude avisar con tiempo.