lunes, 20 de febrero de 2006

Ich will zurück!!

Yo no es que quiera ser pesada, pero sé que a veces lo soy. Admitirlo es el primer paso para solucionarlo, ¿no? Es que la gente dice que es leyenda urbana, rumor de pasillo, chismorreo de corral de vecinas, pero no lo es; no es nada de eso. Hablo de la depresión post-Erasmus. Es real, sucede, y la estoy viviendo. El punto álgido de la depresión es el mes siguiente a tu vuelta. Ese mes sí que fue horrible. Todo allí era mejor.

Pues en Hamburgo hubiera llegado a tiempo, como el metro siempre venía a su hora...

Pues cuando en Hamburgo hacíamos fiesta española, siempre estaba llena, éramos los más máquinas.

Sí, sí tengo frío, ¿qué pasa? ¿Es que por haber vivido un invierno en Alemania tengo que volver inmune al frío?.

Ay, pues en Hamburgo siempre llovía así, no sé de qué os quejáis.

Luego, conforme pasan los meses, se te pasa un poco, y te vuelves a acostumbrar a vivir en tu casa, con tus padres. Vuelves a olvidarte de lo que es llegar a casa y tener un maravilloso "nada" en la nevera, vuelves a encontrar la ropa limpia dobladita en tu cama y se te olvidan esas maravillosas excursiones al sótano de la residencia cargada de ropa sucia. Esas tardes interminables en la Mensa, de "sobremesa", esas cervecitas en el 99 cts, esas noches en la Europa, ese camino desde U-Bahn St. Pauli hasta Reeperbahn, acabar en el Pudel a las 6 de la mañana, tomarte un Döner en el Osbek e ir a terminar la noche (o empezar el día) en el Fischmarkt, con miles de hamburgueses que se levantan a esa hora para ir a comprar pescado. Esas días, cuando al fin salió el sol, en el Stadtpark, luego en la playita, esos carrerones porque el metro "fährt sofort" y esa Multi Kulti con nuestros 100 litros de sangría...

Pero hay temporadas, como esta que atravieso ahora, en que todo esto vuelve, vuelve con más fuerza todavía, y quieres retroceder justo un año y estar allí con todo el mundo, viviendo de nuevo todo aquello, volver a ser Erasmusstudentin y que las calles de Hamburg vuelvan a ser tu rutina. Volver a coger cada mañana el S21 para ir al laboratorio, volver para ir a clase, almorzar en la Mensa, que Alberto llegara diciendo que le va a dar una embolia cerebral, que Patri llegara con su desastre habitual y hubiera perdido un par de Scheins, que Rosa viniera con alguna herida/infección/resfriado o similar, que María apareciera arreglándose el flequillo o Ruth hablando con su Mikel por teléfono. Que Viole nos contara su última conquista, Carlos nos enseñara su nueva camiseta, que planeáramos qué hacer el viernes, que Rubén, Pollo y Cuevas montaran una de sus fiestas improvisadas. Que Hummel Hummel volviera a ser paisaje urbano.

Todo esto y mucho más fue Hamburg 2004/2005, y a veces vuelve con mucha nitidez. Vuelve y te duele por dentro que se acabara. Sé que mucha gente se reconocerá en estas líneas, cambiando nombres de amigos, bares, y lugares. Pero todos verán una Erasmus ahí dentro. En Alemania, Italia, Grecia, Polonia, Inglaterra, Francia o Portugal, ser Erasmus es eso, simple y llanamente ser Erasmus.

Y todos vosotros, mis hamburgueses preferidos, veréis que, como siempre, Ich will zurück!!

10 comentarios:

florecilla de alcanfor dijo...

Te pongo el enlace del blog de Marta, una Erasmus en Flandes http://www.picaenflandes.be/

Me encantaría ser Erasmus :)

Achab dijo...

Y yo que me dedicaba a entretener a las Erasmus belgas en España...

Elenita dijo...

Pues ya sabes Florecilla... a por ello!Te aseguro que, vayas donde vayas, conozcas la gente que conozcas y te vayas el tiempo que te vayas, vas a crecer, echarás más hojitas y lo mismo hasta cambias de color! ;)

Achab: nosotros nos dedicábamos a entretener a los nativos, tú me entiendes... sangría, tortilla, el Fary... verídico!

OnírikO dijo...

La estapas de nuestra vida van pasando (a veces, demasiado rápidas, otras, desesperantemente lentas) y todas ellas nos marcan y nos crean un nuevo 'yo'. Espero poder sumar a mi lista de 'yos' el estudiante Erasmus en algún lugar de esta nuestra vieja Europa. De momento sueño con viajar con esta o con otra excusa, esperando no tener que esperar en demasía.

Un abrazo de un viajero vocacional.

"Cuando me digan que he cambiado les diré que claro,
que no iba a estancarme en los quince años"

Elenita dijo...

Qué cierto lo de las etapas oniriko! Tú ya sabes cuál es otra que me marcó, ¿verdad? Duró muchos años, pero... aceptamos barco!
Cuídate y a ver si nos vemos además de por aquí ¿no?

Sariña dijo...

Hola!
Me ha conmovido... y eso que yo andaba mu a mi bola en Hamburg, pero jo, sí, cómo duele todavía la depre poserasmus... :(
Biquiños desde Compostela (aquí no para de llover, cómo en Hamburgo :p)

Elenita dijo...

¡Ey Sariña!
Gracias por pasarte... ich vermisse euch sooo sehr!!!

danirmartin dijo...

Cómo te entiendo!

A mí ya se me pasó esa etapa, mi Erasmus fué en 2002... cuando pasen 4 años del tuyo lo recordarás todo con una sonrisa, pero no te deprimirás.

PD: y no te pasaba en Hamburgo que querías con todas tus ganas volver a Sevilla?, también es una etapa necesaria.

Elenita dijo...

Pues claro que me pasaba... pero sabía que volvería. A Hamburgo no sé si volveré de la misma manera que la viví.

sabejal dijo...

ahhhhhhh qué has hechooo? aquí estoy, a un mes de irme y vas y te presentas, y leo esto y... jooo que me va a entrar la depre antes de irmeee.. :P
Ufff, un beso, sigo leyendo..