viernes, 28 de mayo de 2010

El maravilloso mundo de salir los jueves

Ayer salí del laboratorio como viene siendo habitual. Dicho mal y pronto, queriendo mandarlo todo a la mierda, pardon my French.
Había prometido a los Hot Buttered Grits que iría al menos a saludar al concierto, así que fui con la intención de llegar, decir hola y adiós, e irme a la cama. Llegué y M&M me pusieron una cerveza entre las manos sin dejarme ni decir esta boca es mía. El concierto llegó a la mitad, y yo seguía allí. Queriendo irme, no estaba disfrutando, pensando en que hoy tenía que volver a repetir el maldito experimento que nunca sale. Luego pasé al estado de "todomedaigual" y empecé a pasármelo bien. El concierto acabó y yo quise irme, pero mis guiris no me dejaron y literalmente me pusieron encima de la bici y me obligaron a ir con ellos a por la penúltima. Y se volvió a cumplir eso de: "salí a por una cerveza y me lié."

Se me había olvidado lo genial que es salir los jueves.

6 comentarios:

Keil dijo...

Qué buenos amigos!! XD

Turita Políglota Complutense dijo...

Jajaja! Qué bueno...A veces necesitamos que nos obliguen y nos recuerden lo que que nos divierte...por que a veces lo olvidamos :) Qué guiris tan majos!

David dijo...

...pues suena genial...

Emilienko dijo...

Últimamente también me ocurre eso de querer salir, de no querer trabajar por la tarde y de tomarme una cerveza con un sentimiento vengativo de no estar estudiando.

No sé si es un sentimiento positivo.

Elenita dijo...

Emilio, no sé si es positivo o negativo en términos absolutos.
Yo sólo sé que me está ayudando estos días a reconducir mi vida hacia una senda más "normal" y "humana" en la que el sentimiento de culpa por no trabajar un domingo no me impida ser feliz...

Maqui dijo...

Sí, sí, sí...muy majos esos guiris amigos tuyos, eh??? jajajaja :P