martes, 20 de marzo de 2007

De cómo ser un friki y no morir en el intento

Esto lo tengo que contar. Es que somos unos frikis.

Situación: domingo, cena en casa de Alba. 13 personas: cuatro españoles, cuatro chilenos, tres alemanes, un mexicano y una argentina. Todos metidos en Ciencia. Con eso ya te puedes imaginar cualquier cosa. Teniendo como tenía mi primer avance de tesis esta mañana, decido irme pronto. Me levanto, voy a la habitación de Alba a por mi abrigo y qué veo: una caja de porexpán con células madre en hielo seco.

Y después dicen que tenemos ventaja porque no nos podemos llevar el trabajo a casa...

4 comentarios:

Achab dijo...

Eso, jugando a ser dioses y encima en plan cutre.

florecilla de alcanfor dijo...

Yo no llego a esos niveles de friquez pero estoy en ello... de momento tengo un cuarto lleno de hierbajos aplastados en libros, y traigo a casa tierra del campo que seco en el baño y tamizo en la cocina.

Guillermo dijo...

cuatro españoles, cuatro chilenos, tres alemanes, un mexicano y una argentina
Veo a los alemanes muy integrados en la fiesta xDDDD

PD: ¿me lo parece o Martin Luter se le ha quedado la pecera algo pequeña? Alguien le está dando mucho de comer, y no me gusta señalar(me)

Elenita dijo...

Jeje Capitán, yo de jugar a ser dios nada... que las células madre no eran mías!
Blümchen, qué tiempos aquellos... mi padre hasta me construyó una prensa para que mi herbario quedara perfecto. Es como ayudar con los deberes pero a gran escala.
Guille, qué alegría verte por aquí :)
Y bueno, teniendo en cuenta que dos alemanas son novias de dos chilenos, que el otro alemán es novio de una española y que los tres hablan perfecto español... yo creo que se lo pasaron bien :P