lunes, 11 de septiembre de 2006

La ola perfecta

Ya sólo me quedan 6 días. Mi casa se ha convertido en un almacén de ropa de verano, de invierno, de libros, bufandas, guantes, fotos, recetas de cocina, documentos, toallas, bikinis, sábanas, maletas abiertas, cajas medio llenas, colonias, gorros de lana... y mi vida en los últimos días ha transmutado en una dulce rutina que me agota. Salir a comprar lo que me falta, volver e intentar encajarlo en algún sitio mientras ordeno la música en el portátil o las fotos en los CD's. Luego, cuando el calor amaina, hacer unas llamadas y salir a cenar a algún lado, con alguna gente. E intentar evitar hablar del domingo. Hacer como si pudiera entrar en los planes que hacen para dentro de dos fines de semana. Intentar que no se me haga un nudo en la garganta cuando pienso en que me tendré que despedir. Y volver a casa y buscar piso. Y apuntar números de teléfono en la agenda para ir a visitar casas cuando llegue. Y escribir mails con los que ya están allí para que me cuenten qué tal todo. Y que me digan que todo es perfecto, que qué ganas tienen de que llegue. Y que me vuelvan a entrar entonces las ganas que tengo de irme, de empezar a leer cosas, de empezar a cacharrear por el laboratorio, de hacer experimentos. Y cambiar tanto de estado de ánimo que no me reconozco cada cinco minutos. Mi vida se ha convertido en una ola que sube y baja a su antojo, según con quién hable, según qué música escuche. Puedo pasar de la risa al llanto en cuestión de segundos, pero sé que en una semana estaré allí, y quizá, quizá, todo esto me haga reír, porque voy en busca de lo que me he propuesto alcanzar.
Voy, montada en una ola, en busca de otra, la ola perfecta.


9 comentarios:

Angie dijo...

Supongo que ese es el estado normal de cualquiera que se encontrase en tu situación, pero lo que no te debe nublar es que todo lo que haces es para conseguir un objetivo. Las personas que te importan, y les importas, siempre van a estar ahí para cuando vuelvas en tus mini-vacaciones o te irán a visitar, pero sobre todo se alegrarán al ver que estás donde quieres, aunque eso sea verte un poco menos. ANIMO!!

Elenita dijo...

Ains, menos mal que te tengo, chiquinina...
tailoviu!!!

aiyana dijo...

Suerte, ya sabes que despues de las olas llega la calma

ATT dijo...

Buff, como me recuerdas a mí, cuando hace ya ocho años (madre mia, hace ya 8 años) me fui (o más bien volvi, es una larga historia) a otra ciudad, con otra gente, con otras miras....

Durante el primer año a punto estuve de dejarlo todo y volver con la cabeza gacha. No lo hice, y me alegro.

Seguro que te va estupendo. Y dentro de ocho años mirarás atrás y pensarás en lo acertado que fue el paso que estás a punto de dar.

¡Ánimo!

Nuria y Jose dijo...

Hey, todo saldrá bien. Jose lleva 9 años lejos de su gente, sus padres, su hermana, su sobrino y sus amigos de toda la vida. Jose siempre está bien, pero por dentro hay dias que les echa mucho de menos. sobre todo cuando cuando habla con ellos por telefono y le dicen sus padres han comido con su hermana y el nene... uno se pregunta por qué la vida es asi.

pero es pocas veces. el dia a dia es diferente y uno se hace a todo. seguro! tu tmabien! mucha fuerza!

y que siempre quede la comunicación...

Elenita dijo...

Menos mal que soy optimista... jeje gracias a todos. Ya os iré contando qué tal me va por allí arriba.

florecilla de alcanfor dijo...

Ya quedan sólo 3 días, debes estar de los nervios.

Buen viaje :)

oníriko dijo...

Los dos nos vamos el domingo fuera de aquí; los dos nos vamos a hartar de unos 3000 kilómetros. Pero tú los vas a hacer todos en un día para empezar unos nuevos cuatro (de momento) años, y yo los haré en 10 días para acabar, al contrario que tú, en el mismo punto del que salí. Tú volarás (supongo), yo conduciré, tú llegarás a países en los que la gente habla raro y yo... bueno, yo también (Valencia, Barcelona, Bilbao...), pero dentro de las fronteras de lo que aún es "nuestra nación". Tú tienes la casa llena de cajas, a mí con un par de maletas, la guitarra, y 3 tonterías más me vale. Preparemos los tiestos y pongamos rumbo a nuestros respectivos viajes, que te vaticino que ambos serán maravillosamente inolvidables, y me da en la nariz que lo tuyo será aún más impresionante que lo mío. Un beso, buenas noches, y buena suerte.

El Pess.

Pd: Me acabo de dar cuenta de que no llegué a subir un par de comentarios (mi conexión ha andado un tanto regulera) que creía que sí lo había hecho, tiempo ha (cuando las crónicas canadienses). Para que lo tengas en cuenta :p.
Pd2:A ver si ahora después de esta parrafada me da a mí por escribir algo por mi rincón también, que hace un mes que no lo piso...

Sol Covilhã dijo...

El domingo es el día de empezar nuevas vidas, eh?? Para mí también, porque ya esta noche pongo rumbo definitivo a Portugal, con muchas ganas, mucha ilusión y también pena, pero no por dejar esto atrás, que estoy segura de que no me voy a arrepentir, sino por no contar con el apoyo de ciertas personas que, en principio, me deberían apoyar.
El día 26 comienza mi vida de trabajadora. Tú también empezarás algo nuevo y lo disfrutarás al máximo, seguro, porque es el camino que tú has escogido y perseguir los sueños siempre trae felicidad... aunque sea lejos de los tuyos.
Mucha suerte, ya nos iremos contando!!
Besitos!!!