viernes, 19 de noviembre de 2010

He vuelto para quejarme

Así en corto: ahora mismo estoy en los alrededores de Viena, en el nuevo instituto al que mi jefe (Heisenberg) ha mudado su laboratorio. Llevo aquí desde mediados de Octubre y me quedo hasta el 23 de Diciembre. Luego voy a casa (Sevilla) por Navidad y en Enero vuelvo a casa (Dresden) para defender mi tesis el 17 de Enero.

Ahora no hago experimentos, porque tanto la tesis como el artículo están finiquitados. Ahora me dedico a ser Lab Manager, que dicho así suena tela de guay, pero que la mayor parte del tiempo es un gran coñazo, pardon my French.

Estoy pasando una mala racha, ando desganada, aburrida, desmotivada. Lo más guay que he hecho hoy ha sido enseñarle a la técnico de la cocina de medios (Renate) cómo se hacen placas de Petri con agar.
Mientras lo hacía, hablábamos (en alemán austriaco, que se dice pronto) de cómo llega uno a trabajar en un laboratorio, y le contaba que en mi caso, estudié cinco años en la Universidad y luego cuatro en Dresden con Heisenberg. Y ella se asombraba: "Nueve años??" Y a mí me salió automáticamente: "Sí, nueve años para nada".

Renate torció el gesto y dijo: "Para nada no habrán sido, mujer". Y yo me quedé pensando que no, claro, que para nada no han sido, pero que ahora me quiero dedicar a algo completamente distinto, y que sí, que lo que he aprendido me va a servir, quizá, para conseguirlo, pero estos días estoy teniendo la sensación de que TODO ha sido para NADA. La euforia del artículo se pasó, ahora me amenaza la defensa de la tesis, (que sólo de pensarlo me entra la procrastinitis aguda), y encima echo de menos Dresden y a mis amigos.

7 comentarios:

Saúl dijo...

¡Hey! ¡Levanta ese ánimo a voy a Viena a levantártelo a patadas! ¿Estamos? Estos nueve años te han convertido, para empezar, en la persona que eres. Y te han llevado a conocer a buenos amigos que echas de menos en diversas partes del mundo. Así que sí que han sido para algo. Ahora, un poco de paciencia y vete quitándote de encima los marrones de la forma más elegante que puedas. En cuatro días ya estarás a otra cosa...

Verificación de palabra: unter :-)

¡Besos!

Anónimo dijo...

No nos conocemos, pero sigo tu blog hace tiempo y te he escrito alguna vez un comentario. Sólo quería decirte ánimo, intenta ver todo lo positivo de estos años, y quedarte con la habilidad que tienes para superar todos los problemas con los que te has enfrentado hasta ahora (vivir en otro país, has publicado, tienes escrita tu tesis...). En fin, estás preparada para hacer lo que te propongas

Ánimo Elena

mj

qelena dijo...

Gracias :)

Saúl, eso que dices es cierto, y a menudo he dicho que lo mejor de mi doctorado ha sido la gente que he conocido. Y cada vez estoy más convencida de ello.

Gracias por los ánimos, mj. Se hace lo que se puede :)

Emilienko dijo...

Desde hace tiempo veo en este blog un aspecto muy triste de ti misma. Tú no eres así, o al menos yo no te he conocido así.

Está bien que te plantees la finalidad que ha tenido todo tu trabajo (¿satisfacción personal?) y si ha merecido la pena, pero ya está hecho.

Y, si no ha sido malo, ¿por qué lamentarse?

Beíca dijo...

Estoy de acuerdo con Emilio... Es verdad que desde hace tiempo se te ve (al menos en lo que escribes), más desanimada-desmotivada. Siempre encontrarás cosas positivas en todo lo que has hecho y, aun en el supuesto de que no encontraras las "suficientes", seguro que el haber conocido a gente fantástica y la satisfacción personal que comenta Emilio, compensan los aspectos negativos que parecen pesar más en una mente desmotivada. Piensa que ¡¡no todo el mundo puede publicar en una revista de gran impacto, no todo el mundo ha trabajado en un centro científico de prestigio, no todo el mundo es bilingüe, no todo el mundo se desenvolvería tan bien en el extranjero como tú, y posiblemente muy pocos podrían jugar al frisbee tan bien como tú seguramente lo haces (jaja)!!

Anímate, y enhorabuena por los logros conseguidos.

qelena dijo...

Pues de eso me quejo, Emilio y Bea, de que yo no soy así. No me gusto así, y me quejo para darme cuenta de que es real, y hacer algo para cambiarlo.

ASUNCION dijo...

Me gusta lo que escribiste ya denota un estado muy humano, a veces caminar por las baldosas de la incertidumbre es mejor que no sentir nada, sobre todo que tu katarsis va implicíta se sale porque se sale con ese buen escrito y aprovecha puedes cocinar mejores.