jueves, 6 de julio de 2006

Pintores

Supongo que todo el mundo ha visto alguna vez "El equipo A". A mí la parte que más me gustaba de cada capítulo era aquella en la que preparaban todo lo necesario para defender al pobre granjero en apuros o para darle su merecido al matón del pueblo. Ponían una musiquilla de fondo y se veía como Aníbal, Murdoch, MA y Fénix trabajaban convirtiendo una carretilla en un tanque, una cabaña en un búnker o un coche en un barco. Era genial, en 3 minutos habían renovado completamente lo que fuera que necesitaran. Claro, que eso es la tele.

DOS SEMANAS. Dos semanas han tardado los pintores en pintar mi casa. Dos semanas exiliada, dos semanas viviendo en la biblioteca (más todavía), dos semanas los pintores llamando a las 7 de la mañana a la puerta (pa que luego digan que los andaluces no trabajan, leñe). Dos duras semanas moviendo cosas de un sitio a otro, tirando toneladas de papeles, dos semanas limpiando, dos semanas en exámenes, dos semanas con el proyecto fin de carrera resoplándome en el cogote...
Hoy se han ido. Aleluya. Voy a ponerme musiquilla de fondo y a autoconvencerme de que sólo han pasado 3 minutos.

11 comentarios:

Guillermo dijo...

Joer dos semanas es mucho tiempo. Hace poco también pintamos en casa, para luego después acuchillar el parqué.
Lo de la pintura no se cuanto fue pero no creo que durase tanto.

Y si, estar muchas horas en la biblioteca pase, pero encima tener que estar porque no tienes otro sitio donde pasar el día... grrrr

Achab dijo...

y al final tienes que decir que te encanta que los planes salgan bien.

Elenita dijo...

Pues mi madre pretendía pulir luego el suelo, Guillermo, menos mal que se le ha quitado la idea de la cabeza... no me quiero ni imaginar otra semana con la casa empantanada...
Capitán, doy por hecho que los planes no se cumplen, aunque sí, me encantaría.

florecilla de alcanfor dijo...

Si se puede lo mejor es desaparecer de las proximidades del equipo A e irte a vivir a casa de abuelos/tíos/amigos, lo que sea pero lejos del lío. Y tú encima de exámenes y con el proyecto, qué ataqueee...

Achab dijo...

Hala, ya tienes nueva entrega de los problemas de los félidos, según he prometido.

Sol Covilhã dijo...

Hahahaha!! Pues entrarían a las 7 de la mañana, pero para tardar dos semanas se lo han tomado con muuuuucha calma!!! Mi casa la última vez la pintaron en 2 ó 3 días, así que a la tuya yo le echaba 5-6 días como mucho. Pobriña...
Ah! Mi madre una vez decidió "raspar" el parqué... solo que ella... lo que se tradujo en toda la familia raspando parqué... El resultado muy bonito, la experiencia... En fin, cosas de madres...

Elenita dijo...

Ya le he respondido en su casa, Capitán.
Sonso, de 7 a 3 todos los días, así que te puedes hacer una idea de cómo estaban las paredes.
PD: No me imagino a tu padre de rodillas raspando el parqué, aunque ahora que lo pienso, quizá él se libró y todo se tradujo en Luisito y Sonso raspando el parqué...

Yau dijo...

Hay pintores que se lo toman con muuuucha calma ¬_¬

Harry Haller dijo...

El momento de no retorno es cuando llegan los currantes con la herramienta o lo que sea su equipo y digamos que toman posesión de la obra. A partir de ese momento tu casa es suya y ellos mandan y tú obedeces. Pueden ausentarse durante días para terminar en otro sitio y ahí te dejan la cosa como para que no venga otro a quitarle la ganancia. Estás en sus manos. Es mejor llevarse bien con ellos; lo contrario podría ser fatal. Sé amable. Echa una mano si te dejan. El objetivo es que terminen cuanto antes. Porque lo cierto es que nunca terminarán. Siempre quedarán las pequeñas ñapas y retoques que mejor que te las hagas by yourself. ¡Que se vayan!
Enhorabuena por haber terminado.

Elenita dijo...

Yau, Harry haller , bienvenidos.
No, si a mí me caían bien los tipos. Sólo es que tienes esa sensación de necesitar 48 horas en cada día para poder hacerlo todo... y encima hay intrusos en tu casa. Menos mal que se terminó.

once dijo...

Jajaja!, deben ser familia de lso que están haciendo obras aquí, en el piso de al lado.

Debe ser la obra eterna...